jueves, 1 de septiembre de 2011

INTERESANTE NOTA A ADELA BASCH


Adela Basch: "No hay recetas para que los chicos lean"

Diálogo con la autora de "Belgrano hace bandera y le sale de primera" y "Las empanadas criollas son una joya", entre otras obras teatrales, poesías y cuentos. ¿Existe el género infantil?

sábado, 06 de agosto de 2011
Adela Basch: "No hay recetas para que los chicos lean"
Adela Basch ha emprendido una verdadera cruzada para darles a los chicos textos de calidad.
Notas relacionadas

Nancy Giampaolo - Especial para Cultura Los Andes

Es una maestra de la rima infantil. Fraguó ingeniosas obras de teatro que abordan la historia nacional desde el humor, ha adaptado relatos clásicos, escribe periódicamente cuentos y poesías, y publica a otros autores. En tanto dictaba un taller de poesía para chicos en la última edición de la Feria del libro Infantil de Buenos Aires, Adela Bash habló con Los Andes sobre su rico y valioso trabajo, la editorial especializada que lleva adelante desde hace casi diez años y sus buenas experiencias en Mendoza, entre otros temas.

-Hace pocos días salió "El Gato con botes"? ¿Qué proyectos le siguen?
-Sí, es el cuarto libro de una serie de cuentos clásicos en versiones libres que escribí junto con Luciana Murzi para la editorial Longseller. Los otros títulos son "Caperucita arroja", "Blancalluvias y los siete gigantotes" y "La bella rugiente". Creo que ya a partir de los títulos se puede percibir que son versiones con un alto grado de humor. Por otra parte, estoy preparando una obra de teatro para Alfaguara sobre la vida de Juana Azurduy. Y también una serie de cuentos para chicos pequeñitos, para Ediciones Abran Cancha.

-"Abran Cancha" es, justamente, tu proyecto editorial ¿Cómo surgió?
-Abran Cancha nació en 2002 con la publicación de un único título: "Había una vez un libro". El nombre deriva de una de las primeras obras de teatro que escribí, "Abran cancha que aquí viene don Quijote de La Mancha", obra por la que siento un cariño inmenso.

Elegí que "Abran Cancha" fuera una editorial de libros infantiles por dos razones. La primera se relaciona con la actividad que venía realizando hasta el momento y que continúo realizando: la escritura y la edición de literatura infantil. Crear una editorial de libros para chicos fue darle continuidad a esa tarea de especialización a la que me venía dedicando. En este sentido, fue una decisión coherente. Y la segunda razón, íntimamente vinculada con la primera, es la confianza en la literatura como creadora de lectores activos, de chicos capaces de ampliar sus visiones de las cosas y los eventos de la realidad cotidiana y también de su concepción del arte.

-Es una editorial no exclusivamente dedicada al cuento?
-Exacto: publica una amplia variedad de géneros literarios: teatro, poesía, narrativa, humor, relatos orales, libros-álbum. Apostamos a la variedad y a la calidad. La idea siempre fue ampliar la oferta de libros infantiles que hay en el mercado. Y creo que no nos sale nada mal. Hay escritores e ilustradores que se acercan a presentar proyectos que a veces se convierten en libros. Y hay otros libros que surgen de ideas que se nos van ocurriendo. Para eso convocamos a los autores que creemos ideales para la ocasión.

-¿Piensan en un lector específico al seleccionar el material para editar?
-Cuando editamos los libros de Abran Cancha pensamos en muchísimos lectores, en todos los posibles, incluso en los inimaginables. Porque sabemos que no hay dos lectores iguales, ya que cada chico o grande va a leer el mismo libro de manera diferente.

-¿Cuándo te diste cuenta que ibas a escribir para chicos?
-Me di cuenta de que iba a escribir para chicos cuando, casi sin proponérmelo de manera consciente, me encontré haciendo una versión teatral de la novela de Cervantes sobre don Quijote que se me iba revelando como un texto sorprendente y que desde mi punto de vista inauguraba una nueva manera de escribir teatro para chicos.

-¿Cómo creés que se inculca en ellos el hábito de la lectura?
-Creo que no hay recetas. Pero si tengo que decir lo que a partir de mi experiencia y de lo que veo a mi alrededor puede funcionar, digo esto: los chicos que desarrollan el hábito de la lectura suelen ser aquellos a quienes alguna persona adulta, de la familia, de la escuela, del barrio, de dónde sea, les ha brindado un espacio en el que los cuentos, los poemas o la literatura en general llegan encarnados en la voz y las actitudes propias de alguien que además de leer o contar irradia afecto e interés por ellos sin pedir algo a cambio y despierta el deseo de seguir escuchando cuentos y aprender a leerlos por sí mismos, porque son portadores de disfrute y descubrimientos únicos.

-Sos una maestra de la rima y el juego de palabras, ¿cuándo te diste cuenta de esa suerte de don?
-Me fui dando cuenta a medida que empecé a escribir con conciencia de que la escritura era mi profesión y mientras iba logrando quitar del camino, y me refiero sobre todo al camino interior, los obstáculos que podían impedírmelo. Cuando escribí mi primer libro, Abran cancha que aquí viene don Quijote de La Mancha, no sabía de antemano que lo escribiría con rima y tampoco me lo propuse. Pero cuando dejaba que la escritura fluyera con libertad y sin condicionamientos, sobre todo de mi parte, surgía la rima como motor. Su sonoridad era la que impulsaba la producción del texto.

-Escribiste obras relacionadas a temas históricos como "Colón agarra viaje a toda costa" o "José de San Martín, caballero del principio al fin". ¿Cómo se gestaron?
-Por lo general, estos proyectos se gestan en el impacto que me produce conocer algunos aspectos relevantes de nuestra historia, de las singulares características de algunas de sus figuras centrales y en el deseo irrefrenable que surge en mí de hacer que sus vidas sean conocidas, sobre todo por los chicos, de un modo distinto al que se las solía tratar en la escuela, al menos cuando yo era chica. Todos ellos me han demandado mucho tiempo de investigación.

En el caso de San Martín y Belgrano, dediqué dos años y medio a estudiar a fondo la vida de cada uno, desde la perspectiva de distintos historiadores y a partir de cartas y otros textos escritos por ellos mismos. Y después de este tiempo de investigación, el desarrollo siempre entraña un enorme desafío: lograr sintetizar los aspectos fundamentales de cada uno y de los procesos históricos de los que fueron parte esencial y armar con ellos un texto que, por un lado, sea divertido tanto para leer como para representar y, por el otro, que sea fiel a lo que encarnaron como seres humanos y no como figuras acartonadas y moldeadas en bronce.

-¿Es cierto que te gusta mucho Mendoza?
-Mendoza es una provincia con la que tengo fuertes lazos afectivos. Diría que con la tierra misma y con sus montañas y también con amigos mendocinos que para mí son mis hermanos. Y he tenido experiencias muy hermosas haciendo talleres y presentando novedades en la Feria del Libro que se hace allí.

-¿Tus autores predilectos de literatura para chicos de acá y de afuera, y de todos los tiempos?
-Algunos (porque sería larguísimo nombrar a todos) de mis autores predilectos de literatura infantil y juvenil de acá y de afuera y de todos los tiempos son Ema Wolf, Liliana Bodoc, Cecilia Pisos, Ricardo Mariño, Oche Califa, Pablo De Santis, David Wapner, Isol, Michael Ende, Gianni Rodari, Carmen Martín Gaite, Joan Manuel Gisbert, Roal Dahl, Monteiro Lobato.

-¿Tus libros o autores favoritos de literatura para adultos?
-Griselda Gambaro, Hebe Uhart, Fernando Pessoa, Oliverio Girondo. También, en este caso, menciono sólo a algunos.